Historia del Comercio Exterior : evolución del comercio internacional del siglo XV al XIX




Rutas comerciales españolas y portuguesas siglo XVII

<<Con los grandes descubrimientos geográficos del siglo XV, la actividad comercial internacional recibe un gran impulso, lo que se reflejó en el establecimiento de vínculos comerciales entre las potencias europeas devenidas en colonialistas con sus territorios de ultramar.
A medida que avanzaban la colonización de América y la ocupación de nuevas colonias en Asia, nuevos países eran incorporados al comercio exterior; se aceleraron considerablemente por esta vía los vínculos comerciales, lo cual posibilitó el surgimiento y posterior consolidación del comercio internacional y del mercado mundial.
 
La particularidad característica del mercado mundial y del comercio exterior en este periodo era el lugar predominante del capital de los comerciantes, que intervenía en calidad de intermediario en el proceso de circulación de las mercancías.
 
Esta etapa fue escenario de un fuerte proteccionismo comercial asociado con el mercantilismo, y se caracterizó por un intercambio bastante limitado de mercancías tanto en lo que respecta a las cantidades como con el surtido. En los primeros tiempos predominaban los artículos exóticos y de lujo para la aristocracia feudal y posteriormente fueron incorporados metales preciosos, las especias, los tejidos, algunas materias primas como productos alimenticios.
 
Así, los intercambios establecidos entre los países en esos años, reflejaron que existían diferencias apreciables en las formas de inserción de las naciones al naciente mercado mundial, derivadas de tipos y niveles -distintos de desarrollo de las fuerzas productivas.
 
España y Portugal, iniciadores de la ola de descubrimientos y colonización de nuevos territorios ocuparon los primeros lugares en el comercio mundial y el monopolio que ejercían sobre las nuevas vías marítimas durante cerca de cien años. Sin embargo, a partir de la segunda mitad del siglo XVI, su importancia en el comercio mundial comenzó a disminuir, como consecuencia del debilitamiento de la industria manufacturera y de la agricultura de ambos países.
 
En Inglaterra y Holanda, donde habían tenido lugar las revoluciones burguesas que acabaron con el feudalismo, la industria manufacturera aumentó considerablemente. España y Portugal compraban artículos de las industrias manufactureras inglesa y holandesa, sin desarrollar en sus propios países esas producciones, y pagaban por ellas oro y plata. De esta manera, los metales preciosos que afluían de América a España y Portugal eran dirigidos a Holanda e Inglaterra en pago de mercancías. Ello contribuía a un rápido crecimiento de la industria, de la agricultura y, principalmente del comercio exterior de esos dos últimos países, los cuales fueron desplazando de manera paulatina a España y Portugal de sus posiciones en el Nuevo Mundo y otras regiones.
Ya a finales del siglo XVII Holanda cedió la delantera a Inglaterra, donde el capitalismo penetraba cada vez más en todas las esferas de la vida económica del país. El ensanchamiento de los dominios coloniales de Inglaterra y el desarrollo de la industria capitalista crearon la base para el aumento de su comercio exterior. También por esa época Francia comenzó a apoderarse de colonias y se incorporó más activamente al comercio mundial.

De modo paralelo, los territorios de América, algunos enclaves de Asia y casi toda la costa de África se convirtieron en fuentes importantes de suministro de metales preciosos y materias primas a las metrópolis europeas; subordinaban su comercio de importación a las necesidades de los emigrantes europeos (tejidos de lana, mercería, productos metálicos, instrumentos agrícolas y artículos de uso doméstico).

También adquirió gran relevancia el comercio de esclavos efectuado por algunos países europeos, el cual amplió sus proporciones en el siglo XVII, cuando en el Nuevo Mundo se extendieron las plantaciones basadas en el trabajo de negros esclavos provenientes de África. Este tipo de comercio se practicó igualmente en el sudeste asiático. Ello condicionó que esos territorios se convirtieran, además, en fuente de mano de obra esclava para otras partes del mundo.


El desarrollo de las fuerzas productivas, que sirve de marco a todo este periodo, no sólo contribuyó a que las relaciones capitalistas de producción se fueran consolidando progresivamente hasta que triunfaran de modo definitivo a comienzos del siglo XIX, sino que también fueron delineando los rasgos de una división internacional capitalista del trabajo, elemento de singular importancia para el ulterior desarrollo del comercio internacional.>>
Fuente : Monografias.com :
Evolución histórica del comercio internacional, del siglo XV al XX 

Nota de la autora : Para este artículo y los próximos 2 artículos de historia del Comercio Exterior cito la monografía "Evolución histórica del Comercio Internacional del siglo XV al XX" de Monografías.com

Revolución económica : 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...